Saltar al contenido

Uña enterrada: Qué es, causas y tratamiento

Uña enterrada: Qué es, causas y tratamiento

Las uñas enterradas son un problema frecuente en muchas personas que causa dolor, inflamación, incapacidad para caminar con normalidad y en casos graves, infección. A la uña enterrada se le llama uña encarnada o de manera más formal, onicocriptosis y se produce cuando la uña se entierra en la piel del dedo.

La uña enterrada sucede más comúnmente en la uña del dedo gordo del pie y se puede encarnar en los lados o en la parte delantera del dedo (lateral o anterior). Los adultos son los que tienen más riesgo de padecer este problema que con los cuidados adecuados no produce mayores problemas.

¿Cómo sacar una uña enterrada?

La uña encarnada suele curarse en casa si no grave. Se deben seguir las siguientes recomendaciones:

  • Mojar los pies con agua tibia o caliente 2 o 3 veces al día para suavizar la zona. El resto del día, mantener perfectamente secos los pies.
  • Colocar un pedazo o de algodón o hilo dental por debajo de la uña, para que así pueda crecer por encima de la piel.
  • Colocar cremas o soluciones antisépticas sobre la zona para evitar así una posible infección.
  • Usar calzado no ajustado, aunque de preferencia se sugiere usar sandalias mientras se mejora.

Para casos graves, es necesario acudir al médico donde éste retirará la parte de la uña que se encuentra encarnada, pudiendo anestesiar la zona, si está produce demasiado dolor y/o ya tiene infección.

Para los casos en donde la uña se entierra una y otra vez, se puede practicar una leve cirugía que quita la uña encarnada y una parte del tejido para evitar que vuelva a crecer en esa zona. A esta intervención quirúrgica se le llama matricectomia.

Síntomas de la uña encarnada

La uña encarnada, como se ha comentado, es el enterramiento de la uña en la piel del dedo, lo cual puede producir los siguientes signos:

  • Enrojecimiento de la zona.
  • Dolor.
  • Inflamación.
  • Infección con presencia de pus.

De manera correcta, la uña tiene la función principal de brindar protección y sensibilidad a la yema del dedo; por lo que cualquier alteración en esa área puede permitir el acceso a agentes patógenos o cambiar el sentido del tacto en esa zona.

¿Por qué se producen las uñas encarnadas?

Existen causas que pertenecen completamente a cómo está constituido el cuerpo de la persona y otras que se atribuyen a factores externos. Entre las razones que se pueden describir para padecer uñas encarnadas, son:

Tener uñas en forma curva, lo cual facilita que se entierren en la piel. Aunado a esto, la forma de los dedos también juega un papel importante, formas de antepié triangular o dedos en martillo.

Zapatos demasiados ajustados que presionan los dedos y las uñas, causando deformaciones y haciendo que se encarne.

Pequeños y repetidos traumatismos o golpes en los dedos que a la larga producen que la uña se entierre. Ejemplo de esto pueden ser las largas caminatas.

Poco cuidado en el corte de las uñas, dejando puntas que, al crecer, se entierran en la piel.

Otras fuentes sugieren que los hongos en las uñas, la hinchazón de los miembros inferiores o la artritis, también pueden desencadenar la uña enterrada.

¿Cómo prevenir la uña enterrada?

Cualquier persona puede evitar sufrir de una enterrada siguiendo las siguientes sugerencias:

  • Usar calzado un poco holgado para evitar la presión de la uña contra la piel.
  • Cortarse las uñas de manera adecuada, de forma recta y no en ángulo.
  • Revisar los pies de manera constante, especialmente si se sufre de diabetes.
  • No cortarse demasiado las uñas, sino dejarlas al mismo largo de la punta de los dedos de los pies.