Saltar al contenido

Tonsilolitos: ¿Qué son y cómo eliminarlos?

Tonsilolitos: ¿Qué son y cómo eliminarlos?

Los tonsilolitos son pequeñas piedras o cálculos que se desarrollan en las amígdalas. Las amígdalas son glándulas encargadas de retener los virus o baterías que quieren entrar por medio de la boca, por lo cual, se pueden denominar como la primera línea de defensa del cuerpo humano.

La construcción de la amígdala incluye una serie de hoyos o fosas en donde con el paso del tiempo se van acumulando bacterias, comida, mucosidad y glóbulos bancos muertos, los cuales, paulatinamente, se transforman en pequeñas piedras que pueden producir halitosis (mal aliento), irritación de garganta, amígdalas inflamadas, dificultad para tragar, dolor en oídos o ronquera.

Los tonsilolitos no presentan ningún riesgo importante para la salud, sin embargo, su mayor repercusión puede presentarse en el ambiente social, en donde el mal aliento provoca situaciones incómodas.

Causas de los tonsilolitos

Como se ha comentado, la acumulación de diversos elementos en las amígdalas provoca la formación de una placa que puede traer consecuencias incómodas; entre las causas más relevantes para su aparición están:

  • Deficiente higiene bucodental: Es más fácil la formación de cálculos en las amígdalas si existen restos de comidas o bacterias por la falta del cepillado de dientes y demás acciones de higiene.
  • Ser fumador.
  • Amigdalitis.
  • Pérdida de leucocitos.
  • Producción de más o menos saliva.

Síntomas de tonsilolitos

Una gran parte de la población que sufre de tonsilolitos no se da cuenta de ello ya que, además de la halitosis, no suelen presentar síntomas significativos. Sin embargo, en los casos que sí, estos son algunas de las señales:

  • Mal aliento.
  • Sensación de objeto extraño en la garganta.
  • Puede provocar amigdalitis.
  • Infecciones orales.
  • Se ven bolitas o calcificaciones blancas o amarillentas al abrir la boca y revisar las amígdalas.
  • Dificultad para tragar.

¿Cómo eliminar los tonsilolitos?

La remoción de estos cálculos se puede dar de manera natural cuando se tose o carraspea, sin embargo, si existen síntomas intensos, se puede recurrir a los siguientes métodos.

Extracción de amígdalas: El problema de acumulación y calcificación se soluciona al extirpar las glándulas que alojan las piedras.

Buena higiene dental: Sin duda, llevar una higiene adecuada es significativo para reducir el riesgo de la formación de tonsilolitos: cepillarse los dientes, usar hilo dental y hacer gárgaras con enjuague bucal sin alcohol.

Gárgaras de agua con sal: Una alternativa al enjuague bucal es hacer gárgaras con agua tibia con sal. Cada gárgara puede durar entre 10 y 15 segundos.

Hisopos: Se puede humedecer un hisopo de algodón e intentar remover las piedrecitas con cuidado. Sin embargo, existe el riesgo de provocar una lesión, ante el primer signo de daño, se debe dejar de usarlo.