Saltar al contenido

Salpingitis: Qué es, causas, síntomas y tratamiento

Salpingitis: Qué es, causas, síntomas y tratamiento

La salpingitis se refiere a la inflamación que se da en las trompas de Falopio. Ésta se clasifica como una enfermedad inflamatoria pélvica (EIP) y resulta muy común en mujeres en edad reproductiva.

Las trompas de Falopio son las responsables de trasladar los óvulos desde el ovario hasta el útero y cuando se inflaman, presentan dolor en la zona pélvica y puede ser causa de infertilidad o secreción vaginal anormal.

Las causas más comunes para padecer esta enfermedad son las bacterias de la gonorrea (Neisseria gonorrhoeae) o la clamidia (Chlamydia trachomatis), aunque tambien puede ser causada por otros gérmenes.

La salpingitis puede resultar unilateral o bilateral, es decir afectar a una o las dos trompas de Falopio, más de la mitad de los casos es bilateral.

Causas

Las principales causas de la salpingitis son las infecciones que llegan a las trompas de Falopio producto de enfermedades de transmisión sexual (ETS) como la gonorrea o la clamidia, por lo cual, una mujer con múltiples parejas sexuales que no usa protección es más propensa a padecerla.

Igualmente, puede ser producto del proceso en la enfermedad inflamatoria pélvica, la cual se define como una infección en el tracto genital superior que puede alcanzar el endometrio, miometrio, ovarios, parametrios, peritoneo pélvico y claro está, las trompas de Falopio.

En las EIP las bacterias suben por medio de la vagina hasta alguna de estas partes de los genitales.

Por último, podemos señalar que la salpingitis también puede ser producto de la implantación del dispositivo intrauterino (DIU) o el parto.

Factores de riesgo

Entre los factores que pueden hacer más propensa a una mujer a padecer salpingitis, están:

  • Una pareja infectada con clamidia o gonorrea.
  • Implantación de DIU.
  • Cirugía pélvica.
  • Historial de EIP.
  • Múltiples parejas sexuales.
  • Antecedentes de enfermedad de transmisión sexual.
  • Tener sexo antes de los 20 años.

Síntomas

La salpingitis se puede clasificar en dos: crónica y aguda. La crónica por lo general no presenta síntomas y usualmente aparece después del periodo menstrual; mientras que la aguda es la que suele ser grave y presentar los siguientes síntomas:

  • Dolores durante la ovulación.
  • Relaciones sexuales dolorosas o molestas.
  • Secreción vaginal anormal.
  • Náuseas y vómitos.
  • Fiebre.
  • Dolor y calambres en la zona pélvica.
  • Dolor al orinar.
  • Vaginitis.
  • Menstruación irregular.

Los síntomas pueden tardar entre 2 o 3 semanas en aparecer y en ese periodo, si la mujer tiene relaciones sexuales, puede contagiar a su compañero de las bacterias ya mencionadas.

Qué puede provocar la salpingitis

La salpingitis puede provocar complicaciones si no se detecta a tiempo:

  • Infertilidad.
  • Embarazo ectópico.
  • Infección generalizada.
  • Enfermedad inflamatoria pélvica recurrente.
  • Dolor pélvico.
  • Alteración a hígado y apéndice.
  • Absceso pélvico de pus.

Diagnóstico y tratamiento

Cuando se acude con el médico, éste realizará un remembranza de sus antecedentes y hará una exploración ginecológica. Per se, no existe una prueba única para diagnosticar la salpingitis, por lo cual, también se revisarán los síntomas que presenta la mujer y puede realizar:

  • Ecografía.
  • Análisis de sangre.
  • Análisis microbiológico de las secreciones vaginales.
  • Análisis de orina.
  • Biopsia del endometrio.
  • Cirugía laparoscópica.

Una vez confirmada la salpingitis, se recetarán antibióticos y antiinflamatorios. Según sea la infección puede prescribirse doxiciclina, azitromicina, eritromicina, levofloxacino, entre otros.

Durante el tratamiento se deben evitar las relaciones sexuales.

En casos graves, se necesitará ingresar al quirófano para drenar la pus o extraer las trompas de Falopio.