Saltar al contenido

Quiste de Naboth: Qué es, causas, síntomas y tratamiento

Quiste de Naboth: Qué es, causas, síntomas y tratamiento

Los quistes de Naboth, también llamados de retención, epiteliales o mucinosos; son pequeños crecimientos benignos que se forman en la superficie del cuello uterino.

Estos quistes se presentan en mujeres en edad reproductiva y dada su naturaleza inocua, no representan casi nunca un problema para la mujer. Los quistes de Naboth están llenos de moco y por lo general son de dimensiones pequeñas y asintomáticos.

En casos extraordinarios, los tumores pueden ser gigantes y aparecer en la zona intraabdominal.

El cuello uterino está localizado en el extremo inferior de la matriz (útero) en la parte superior de la vagina y tiene, aproximadamente, 2.5 cm de largo.

Causas

De manera natural, el cuello uterino secreta moco. Cuando las glándulas secretoras de moco son bloqueadas por células cutáneas llamadas epitelio escamoso, empieza a formarse un quiste, el cual no es otra cosa que una bola o quiste que acumula el moco que no puede pasar.

Este bloqueo puede aparecer después de alguna infección vaginal, traumatismo físico en esa zona o posterior al parto.

Hay que reiterar que la presencia de quistes de Naboth no indica la existencia de cáncer.

Síntomas

Debido a la ausencia de síntomas y que no representan ningún peligro, los quistes de Naboth se consideran como parte de la anatomía cervical.

Los quistes son pequeñas bolitas amarillas o blancas que no duelen y que no causan ninguna molestia.

Por lo anterior, el médico puede identificar la existencia de estos crecimientos por error durante en examen pélvico o una colposcopia.

Una vez detectados, el médico puede sugerir un seguimiento.

¿Cómo se ve un quiste de Naboth?

En las imágenes que los médicos pueden recolectar, así se muestra un quiste de Naboth:

Tratamiento al quiste de Naboth

En la extensa mayoría de las mujeres que presentan quistes de Naboth, no es necesario aplicar ningún tratamiento, ya que implica ningún riesgo para su salud o calidad de vida.

Sin embargo, cuando los quistes alcanzan tamaños que pueden alterar la forma del cuello uterino, recomienda la extirpación de los mismos mediante electrocauterización o el uso de bisturí. En ambos casos, el procedimiento es sencillo y la recuperación rápida.