Saltar al contenido

¿Qué es un gastroenterólogo?

¿Qué es un gastroenterólogo?

Un gastroenterólogo es un médico que tiene una especialidad en enfermedades referentes a la mayor parte de los órganos que componen al sistema digestivo, particularmente esófago, estómago, intestino grueso y delgado, colon, recto, vesícula biliar, páncreas e hígado.

El gastroenterólogo se encarga de revisar la correcta función de los órganos antes mencionados, desde la ingesta, el tránsito de la materia, la digestión, absorción y excreción de residuos. Algunos de los padecimientos de los que se encarga son cáncer, pólipos de colon, hepatitis, reflujo, colitis, Síndrome de Intestino Irritable, úlcera péptica, gastritis, padecimientos de vesícula biliar y pancreatitis.

Gastritis

Este padecimiento ocurre cuando la capa interna del estómago se inflama. La gastritis aguda es cuando esta inflamación ocurre por un lapso pequeño. En caso de que el padecimiento dure meses o años, se considera como gastritis crónica.

Este padecimiento puede derivar del consumo de ciertos medicamentos, como ibuprofeno o ácido acetilsalicílico, se puede presentar posterior a la ingesta de alcohol o a partir de la infección provocada por Helicobacter pylori.

Hepatitis

Este padecimiento ocurre cuando el hígado se inflama. Esta inflamación puede provocar un trastorno en el funcionamiento adecuado de este órgano.

Al igual que la gastritis, si la inflamación se establece por un periodo corto, se denomina hepatitis aguda, mientras que se denomina hepatitis crónica si el padecimiento se establece por un periodo largo. Existen tres tipos de hepatitis.

Hepatitis A

Se trata de una infección viral. Las vías de contagio más comunes parten del contacto personal con personas infectadas o a través del contacto sexual sin protección. La hepatitis A es de corta duración, algunos pacientes no requieren tratamiento.

Los síntomas más comunes de la hepatitis A son orina de color intenso, fatiga, diarrea, cambio en el color de las heces, fiebre, dolor de articulación, pérdida de apetito, dolor abdominal, ictericia y pérdida del apetito.

Hepatitis B

Se trata de una infección viral y se transmite a través del contacto con fluidos corporales de pacientes que cuenten con el virus, tal es el caso de sangre o semen.

Este tipo de hepatitis no presenta síntomas a corto plazo, sin embargo, se suelen presentar síntomas cuando la infección ya está provocando complicaciones. Por esto es importante que, si ha compartido jeringas o ha mantenido relaciones sexuales sin protección, pueda realizarse análisis para la pronta detección de infecciones.

Las consecuencias derivadas de una infección hepatitis B no tratada puede generar cirrosis, cáncer de hígado o insuficiencia hepática.

Si ya existe un contacto previo con el virus de la hepatitis B, puede reactivarse posteriormente.

Hepatitis C

Al igual que la hepatitis A y B, la hepatitis C es una infección viral y puede ser aguda o crónica, dependiendo del tiempo en el que esté presente la infección.

La vía de contagio de este tipo de hepatitis es únicamente la sangre, por lo que puede contagiarse si comparte agujas, ha recibido transfusión sanguínea, si se ha realizado perforaciones o tatuajes con instrumentos que contengan el virus, a través de las relaciones sexuales sin protección, entre otros.

Al igual que la hepatitis B, no se presentan síntomas comúnmente hasta que se presentan las complicaciones. Es importante que se realice análisis constantes para descartar posibles infecciones.

Gastroenterólogo pediatra

El gastroenterólogo pediatra se encarga de establecer diagnóstico y tratamiento en el sistema digestivo en niños. Al igual que el gastroenterólogo regular, el gastroenterólogo pediatra se encarga de revisar los órganos que componen al sistema mencionado y las posibles enfermedades que puedan presentarse. De igual modo, establece tratamiento a problemas nutricionales que deriven en desnutrición, crecimiento lento u obesidad.