Saltar al contenido

Psicópata: Qué es y qué lo causa

Psicópata: Qué es y qué lo causa

La psicopatía se define como un trastorno o alteración antisocial de la personalidad, es decir, una persona que sufre de psicopatía tiene una variación en su conducta social, no siguiendo los códigos de conducta marcados de manera regular por alguna sociedad.

Es importante señalar que un psicópata no es como se ha pintado durante años en las series de televisión o novelas de ficción, sino que, hasta la fecha, la ciencia no tiene establecida una tipificación exacta para determinar si una persona es o no psicópata, ya que existen otros trastornos mentales que son parecidos.

Si bien algunos de los rasgos de los psicópatas son la falta de empatía y un comportamiento antisocial, hay que dejar en claro que no tienen disminuida su capacidad cognitiva, por lo cual, son totalmente capaces de comprender entre el bien y el mal, sólo que no están dispuestos a seguir esas reglas de conducta si no les parece conveniente.

No todos los psicópatas muestran conductas de agresión o violencia, así como no todos los asesinos seriales son psicópatas.

Causas de la psicopatía

Como se ha comentado, los estudios formales de la ciencia todavía no están lo suficientemente desarrollados para establecer causas exactas a este trastorno.

Pese a ello, se puede hablar de un factor físico, en donde algunas zonas del cerebro tienen alteraciones con cómo la persona procesa las emociones ajenas y su interpretación, es decir la empatía.

De igual manera, es inevitable nombrar los factores sociales que favorecen el desarrollo de este tipo de personalidades. El maltrato en el periodo de la infancia, niños con padres abusadores o adictos o con poca enseñanza sobre la importancia de las reglas sociales contribuyen al trastorno.

Características de un psicópata

A pesar de no tener todos los rasgos que definen a una persona con psicopatía, sí hay una serie de características que se pueden nombrar:

  • Falta de empatía.
  • Son manipuladores.
  • Tienen un encanto superficial.
  • Se aburren rápidamente, necesitan de estímulos constantes.
  • Tienen una autoestima elevada.
  • No sienten culpa o remordimiento ante sus actos.
  • No se sienten responsabilidad.
  • Tienen necesidad de tener el control y el poder.
  • No tienen relaciones estables.
  • Extremadamente racionales.
  • Pueden presentar personalidades adictivas a comportamientos o sustancias.

A diferencia de lo que se puede deducir, los psicópatas sí tienen emociones, pero de manera reducida o alterada, ya que pueden enojarse, sentir alegría, emoción o asco.

¿Cómo identificar a una persona psicópata?

El diagnóstico para la psicopatía resulta extremadamente difícil, ya que existen varias afecciones psíquicas que pueden ser confundidas con ella, además, dada la naturaleza manipuladora del psicópata, éste puede alterar la forma en que es evaluado.

La psicopatía se puede confundir con delirios o alucinaciones que pueden explicar el porqué de sus actos; asimismo, de igual manera, los brotes de locura transitoria o la baja tolerancia a la frustración puede hacer que una persona haga cosas que de manera regular no haría.

Sin embargo, a un psicópata se le puede empezar a notar desde niño, ya que éste suele molestar a los compañeros para obtener lo que desea o agredir animales sin mostrar remordimiento.

En los niños y adolescentes se debe interiorizar de manera rigurosa en sistema de creencias morales y judiciales de cada sociedad para evitar que se sienta ajeno a ellas.

Beth, la niña psicópata

Beth Thomas es un caso famoso de los años 80 del siglo pasado, el cual dio de qué hablar debido a la grabación que surgió y todo lo que ella contenía.

Beth Thomas fue una niña que perdió a su madre cuanto tenía un año de edad, por lo que ella y su hermano tuvieron que ir a vivir con su padre biológico. Éste abusó sexualmente hasta que las autoridades se dieron cuenta y pusieron en adopción a los hermanos. Seis meses después una pareja cristiana los acogió.

Ya viviendo con los nuevos padres, la niña empezó a presentar comportamientos inadecuados. Primero que nada, describía una pesadilla donde un hombre “caía encima suyo y la hería con una parte de él”; además de lastimar a su hermano con golpes y matar animales. Beth también se masturbaba en lugares públicos y, a veces, en demasiadas veces que llegaba a sangrar.

Al ver esto, los padres adoptivos llevaron a la niña con el psicólogo Dr. Ken Magid, especialista en el tratamiento de niños víctimas de severos abusos sexuales. El médico grabo una entrevista que tuvo con la niña, en donde refiere todos sus actos violentos de la manera más tranquila que puede.

Al tener toda esta información, el especialista interno a Beth en una clínica para niños con trastornos del comportamiento, siendo diagnosticada con trastorno del apego, debido a los abusos que sufrió por parte de su padre.

Actualmente Beth es miembro productivo de la sociedad que puedo mejorar y ahora es enfermera.