Saltar al contenido

Necropsia: ¿Qué es?

Necropsia: ¿Qué es?

Una necropsia es en el análisis físico de un cadáver para determinar la causa de su muerte. Si bien en el lenguaje popular la necropsia se tiene a usar como sinónimo de autopsia, la primera está implicada en el campo de la criminalística, por lo cual, el estudio del cadáver puede tener como objetivos determinar qué mató a la persona y bajo qué circunstancias ocurrió esto.

Una necropsia también puede incluir la disección del cuerpo, ya que, en muchas ocasiones, la causa de la muerte no se puede determinar a simple vista.

Dentro de este examen se determina también la identidad de la persona fallecida.

¿Qué implica una necropsia?

Una necropsia se realiza cuando la muerte fue debida a causas violentas. Su estudio implica la revisión de las cavidades y los órganos por un médico especialista capaz de usar lolas reglas materiales e intelectuales para determinar los hechos que llevaron a la muerte.

Se debe contar con conocimientos en anatomía, disección y medicina legal.

En México, la necropsia se encuentra determinada en la Ley General de Salud, artículo 350 bis 2; en el Código Nacional de Procedimientos Penales, artículo 271; y en el Reglamento del Servicio Médico Forense, dependiente de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México, en sus artículos 22, 23 y 24.

Necropsia y autopsia

Si bien la Real Academia Española (RAE), las palabras necropsia y autopsia son sinónimos, decisión tomada probablemente al uso popular; la necropsia está comprendida como el examen de un cadáver cuando éste tuvo una muerte violenta, es decir, cuando se trata de investigar el motivo de la muerte que tiene implicaciones legales contra un tercero.

En tanto, la autopsia solo determina las causas de la muerte cuando no hubo circunstancias de agresión, por ejemplo, la muerte por un infarto.

¿Cómo se hace una necropsia?

Estos son algunos de los pasos generales que se siguen a la hora de realizar este análisis:

  • Se hace una revisión exhaustiva de la zona externa del cuerpo, incluyendo cavidades y fluidos.
  • Una vez que ya se tiene lo anterior, se puede proceder a hacer una incisión que va desde la parte de los hombros que pasa por el tórax y abdomen y que llega hasta el borde superior del área púbica.
  • Se rompen las costillas y se abren para poder dar paso a los órganos.
  • Se revisan de manera individual cada órgano para revisar su estado y definir alteraciones.
  • Se abre el cráneo para revisar el estado del cerebro.
  • Una vez revisado todo, se deben colocar los órganos de vuelta y limpiar el cadáver para poder entregarlo a sus familiares.