Saltar al contenido

Limpieza facial: ¿Qué es y cómo hacerla?

¿Qué es la limpieza facial profunda?

La limpieza facial profunda es un tratamiento estético que sirve para que la piel pueda respirar nuevamente y las células se regeneren, lo que permite mejorar la salud y aspecto de la piel, eliminando un rostro con un aspecto cansado, ojeroso y con líneas de expresión. 

Las ventajas de realizar este procedimiento regularmente son las siguientes: 

  • Estimula la producción de colágeno elastina y retícula
  • Mejora la absorción de productos hidratantes y nutritivos como cremas 
  • Hidrata la piel 
  • Mantiene tu piel suave
  • Le brinda luminosidad a  tu rostro
  • Mejora la salud de tu piel 

¿Cómo hacer una limpieza facial?

Aunque te laves la cara a diario mañana y noche, te comentamos que es necesario hacer una limpieza profunda, ya que la que te realizas en casa por lo general es una limpieza superficial, si deseas o  te has preguntado ¿Cómo limpiar la cara correctamente? o como se hace una limpieza facial profunda? en este artículo te mencionamos el paso a paso para realizar este proceso.

Limpieza facial profunda paso a paso:

Limpia: El primer paso de la limpieza facial profunda es eliminar los cosméticos y las impurezas del rostro, para ello utilizamos un limpiador de belleza dermis especificado según el tipo de piel y aclaramos con agua.

Exfolia: como segundo paso es necesario utilizar un producto exfoliante para eliminar las células muertas, los puntos negros y el acné, y un suave masaje circular en la frente, mejillas, nariz y barbilla.

Vaporiza: abre los poros para que los productos que usemos posteriormente puedan penetrar mejor en la piel. Para ello,se utilizan equipos profesionales para generar un chorro de vapor sobre la piel, acompañado de aceites esenciales (como eucalipto y lavanda) que ayudan a relajar el rostro, y ozono que puede congestionar y desinfectar.

Extraer el acné ( comedones): se debe de eliminar el acné, los puntos negros y los puntos negros de todo el rostro presionando suavemente con los dedos la zona con más impurezas. se deben de utilizar  guantes y productos desechables para realizar este proceso, prestando especial atención a las operaciones higiénicas y asépticas.

Aplicar mascarilla: Una vez que no queden impurezas, acné, puntos negros y espinillas en nuestra piel, seguiremos usando la mascarilla según el tipo de piel, entre las que se encuentran las mascarillas adecuadas para pieles grasas, pieles secas o con finalidad hidratante o nutritiva. Mantener el efecto durante unos 20 minutos, y luego retirarlo mediante infusión de agua y manzanilla, para que la piel tenga una sensación calmante y antiinflamatoria.

Tonificar: El siguiente paso es cerrar los poros y equilibrar el pH de la piel, para ello utilizamos tónicos y los esparcimos por toda la piel mediante un suave masaje.

Hidratar: se deben de Utilizar cremas hidratantes para restaurar la elasticidad y humedad de la piel y evitar dejar una sensación áspera y seca.

Sellar los poros: En este paso se usa un equipo que permite aplicar pulsos de alta frecuencia en todo el rostro, dándonos así firmeza, descongestión y efectos antibacterianos.

Aplicar bloqueador solar: Para completar la limpieza facial, necesitamos aplicar bloqueador solar para que el proceso se pueda completar y se observen resultados inmediatos en una piel suave y  tersa.

La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo y su función es tan importante como proteger al mundo exterior de los rayos ultravioleta y las enfermedades infecciosas o la suciedad y la contaminación ambiental.

Consejos para mantener una piel sana

  • Incluya frutas y verduras en su dieta diaria
  • Beba unos 4 vasos de agua al día.
  • Lávate la cara todas las noches antes de acostarte.
  • Utilizar crema hidratante según tipo de piel
  • Aplicar protector solar dos veces al día
  • Limpieza profunda profesional una vez al mes