Saltar al contenido

Leche de alpiste ¿Qué es y para qué sirve?

Leche de alpiste ¿Qué es y para qué sirve?

La leche de alpiste es un preparado que concentra todos los elementos ya mencionados y, usualmente, se utiliza para perder peso. De igual forma, este alimento cuenta con un alto contenido de proteínas. El alpiste es una semilla catalogada como cereal y contiene potasio, magnesio, calcio y ácido fólico.

¿Cuáles son los beneficios de tomar leche de alpiste?

La leche de alpiste cuenta con muchos beneficios si se bebe de forma regular.

  • Cuenta con un efecto antioxidante por lo que retrasa la oxidación en las células.
  • Se encarga de reducir los niveles de colesterol en la sangre, también acelera el metabolismo y ayuda a la digestión.
  • Debido a sus componentes, promueve el funcionamiento óptimo del hígado.
  • Se encarga de controlar los niveles de glucosa en la sangre.
  • Los elementos de la leche de alpiste reducen la probabilidad de presentar infección en riñones.

¿Qué cura la leche de alpiste?

Como se mencionó con anterioridad, este compuesto ayuda a prevenir o reducir algunos malestares, tales como la diabetes. Si bien no la cura, se promueve que se reduzcan los niveles de azúcar en la sangre.

Se encarga de reducir los niveles de grasa y colesterol en la sangre evitando que las venas se tapen. Asimismo, disminuye la hipertensión. Se encarga de desinflamar órganos internos. Finalmente, también ayuda a disminuir la inflamación de estómago provocada por la gastritis.

¿Cómo hacer leche de alpiste?

La preparación de leche de alpiste es un procedimiento sencillo. De cualquier forma, también se puede encontrar en centros comerciales.

Es importante que, antes de realizar la siguiente receta, verifique que ha conseguido alpiste para consumo humano. El alpiste de consumo humano no contiene fibra sílica, el alpiste para consumo de ave provoca, en el ser humano, irritación en el estómago. A continuación, los pasos a seguir para realizar el preparado.

  1. En un contenedor, deposite 5 cucharadas soperas de alpiste. Coloque una cantidad de agua que sobrepase por dos dedos el nivel de alpiste. Deje reposar toda la noche.
  2. Por la mañana, vacíe el contenido del recipiente en un colador.
  3. Aparte, ponga a hervir 1 litro de agua. Una vez que haya alcanzado el punto de ebullición, retire de la estufa.
  4. Una vez drenada el agua, coloque el alpiste dentro de la licuadora y agregue ¼ de taza de agua. Licue hasta obtener una mezcla homogénea.
  5. Vierta la mezcla dentro del agua hervida y deje reposar hasta que enfríe por completo. Una vez fría, vuelva a licuar.
  6. Después de volver a licuar, cuele primero con un colador convencional y después, vuelva a colar, pero con un colador de tela.

El producto que obtenga de este procedimiento debe consumirse dentro de las primeras 48 horas posteriores a la preparación.