Saltar al contenido

Hipocromía: Qué es y qué lo causa

Hipocromía: Qué es y qué lo causa

La hipocromía se define como la baja coloración que pueden presentar los glóbulos rojos cuando son examinados debajo de un microscopio. Esto ocurre cuando los glóbulos rojos no contienen suficiente hemoglobina, sustancia encargada de adherir el oxígeno a los glóbulos y de dar el pigmento a éstos.

Si la hipocromía es consistente y no es tratada, se puede convertir en anemia, una enfermedad que ocurre cuando existe una alteración en la forma, cantidad calidad de los glóbulos rojos, ocasionando una deficiencia de oxigenación en todo el cuerpo.

Valores normales de hemoglobina

Cuando se examina por medio de un hemograma la cantidad de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas, se puede examinar de igual manera cuánta hemoglobina contienen los eritrocitos.

Los valores normales de hemoglobina tienen diferencia en sexo, siendo los siguientes:

Hombres: 13.2 a 16.6 g/dl

Mujeres: 11.6 a 15 g/gl

g/dl = gramos por decilitro de sangre.

Niveles bajos de hemoglobina indican anemia y puede causar diversos síntomas.

Tipos de hipocromía

Al ser analizada la sangre y diferentes zonas de ella, el médico analista puede determinar qué tipo de hipocromía existe en el paciente, pudiendo clasificar de la siguiente manera:

  • Hipocromía normal: existen de 0 a 5 glóbulos hipocrómicos.
  • Hipocromía discreta: existen de 6 a 15 glóbulos hipocrómicos.
  • Hipocromía moderada: existen de 16 a 30 glóbulos hipocrómicos.
  • Hipocromía intensa: existen más de 30 glóbulos hipocrómicos.

Síntomas

Cuando existe una baja cantidad de hemoglobina en la sangre, ya se comentó que la oxigenación hacia todo el cuerpo es reducida. Esta condición puede derivar en una anemia hipocrómica y presentar los siguientes signos:

  • Dificultad para respirar.
  • Debilidad, cansancio y fatiga.
  • Irritablidad.
  • Piel pálida o amarillenta.
  • Cabello y uñas frágiles.
  • Dolor cabeza y mareos.
  • Taquicardia.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Estreñimiento.
  • Aparece la pica, un deseo por comer tierra, pintura y otros elementos para poder compensar la deficiencia de hierro que ocurre en el cuerpo

Causas de hipocromía

La baja de hemoglobina sucede cuando una persona cursa por una anemia, depende la etiología u origen de ésta, se clasifica de la siguiente manera:

Anemia ferropénica

Es la anemia que surge a causa de la deficiencia de hierro y es una de las principales causas de hipocromía. El hierro es indispensable para la formación de hemoglobina y cuando existe un déficit a causa de una mala alimentación, deficiencia de absorción, hemorragias, menstruación intensa o algunas infecciones; es posible padecer los síntomas ya mencionados arriba.

Talasemia

Es una anemia que entra dentro del tipo hereditaria y una alteración genética, donde existe una deficiencia en la síntesis de la hemoglobina. Cuando se produce por causas endógenas una cantidad menor de hemoglobina, aparece la anemia y sus efectos.

Si bien esta forma de anemia no tiene cura, se pueden acceder a diversos tratamientos para poder mejorar la producción de estas sustancias y cambiar la calidad de vida de los que la padecen.

Anemia sideroblástica

La anemia sideroblástica se da cuando existen sideroblastos anillados en la médula ósea. Éstos son capaces de tener el hierro necesario para formar hemoglobina y completar el proceso de oxigenación, sin embargo, no participan en la síntesis, creando un déficit de hemoglobina con las consecuencias ya mencionadas.

Condiciones como el alcoholismo, ciertas drogas, déficit de cobre o alteraciones genéticas son sus causas.

Tratamiento

Según sea el origen de la hipocromía, se pueden desarrollar tratamiento para reestablecer la salud del paciente o controlar la enfermedad. Entre las opciones de tratamiento, están:

  • Ingesta de alimentos con alto contenido de hierro como carnes rojas y blancas, así como frutas y verduras. La toma de suplementos alimenticios de hierro.
  • Toma de vitamina B6.
  • Si la anemia hipocromática se da por infecciones, se recetan antibióticos para eliminarla.
  • Transfusiones de sangre.
  • Fármacos que estimulen la formación de glóbulos rojos y hemoglobina.