Saltar al contenido

Hidrolipoclasia: Qué es, en qué consiste y riesgos

Hidrolipoclasia: Qué es, en qué consiste y riesgos

La hidrolipoclasia es un procedimiento estético que tiene como finalidad la reducción del tejido adiposo o grasa en zonas específicas del cuerpo, como cadera, abdomen, parte interna de los muslos, brazos papada y flancos. Con la hidrolipoclasia es posible reducir la piel de naranja y celulitis sin la necesidad de una liposucción o una intervención quirúrgica, ya que se realiza de manera mínimamente invasiva y con ayuda de un ultrasonido que rompe las células adiposas.

La hidrolipoclasia no está indicada para personas obesas, sino para reducir las zonas que el ejercicio o la dieta no puede.

¿En qué consiste?

La hidrolipoclasia (etimológicamente: rompimiento de la grasa con agua) consiste en romper o hacer estallar las células grasas por medio de la acción conjunta de la inyección de soluciones estériles o lipolíticas en las zonas localizadas y la ayuda de un ultrasonido (ondas vibratorias de altas frecuencias) que es posicionado en esas zonas para que pueda actuar rompiendo las células adiposas y puedan ser eliminadas de forma natural por el cuerpo.

La aplicación del ultrasonido en el cuerpo aumenta la temperatura y aumenta la circulación sanguínea del área; esto también genera mayor cantidad de oxígeno, el cual oxida la grasa.

A la utilización de ultrasonido para eliminar la grasa localizada también se le llama cavitación. La diferencia que existe entre la hidrolipoclasia y la cavitación, es que en esta última no se inyecta ninguna solución en las partes a tratar.

Resultados de la hidrolipoclasia

Revisa cómo queda una persona después de practicar la hidrolipoclasia:

Hidrolipoclasia: Qué es, en qué consiste y riesgos

¿Cómo se realiza?

Una sesión de puede durar aproximadamente de 30 a 45 minutos, dependiendo la zona a tratar. El proceso es el siguiente:

  1. Se marcan las zonas a tratar con un marcador para poder determinar qué tipo de aguja usar para introducir la solución.
  2. Se desinfecta al área.
  3. Se aplica la solución que contiene lidocaína para anestesiar la zona, bicarbonato y sal.
  4. Se aplica el ultrasonido a través de un gel conductor con una frecuencia de tres mega Hertz. Se realizan suaves movimientos por un periodo general de 15 minutos.
  5. Se retira el gel conductor y se deja reposar al paciente por un momento. En una hora, incluido el tiempo de la sesión, puede volver a sus actividades normales.

Cuidados después de las sesiones

Es importante recalcar la importancia de la dieta y el ejercicio como complemento a la hidrolipoclasia y para mantener al cuerpo en buenas condiciones. Asimismo, después de realizar este procedimiento, se sugiere:

  • Asistir a los drenajes linfáticos esenciales para evitar el desarrollo de problemas de salud.
  • Tomar abundantes líquidos.
  • No comer muchas grasas y no tomar alcohol.
  • Usar fajas por el tiempo que duren todo el tratamiento, con el fin de evitar que la piel se desborde y poder moldear la figura.
  • Aplicar cremas y pomadas que contengan vitamina K en la zona tratada para evitar la aparición de hematomas o moretones.

Beneficios de la hidrolipoclasia

Las ventajas de este procedimiento se pueden enlistar en los siguientes:

  • No necesita de intervención quirúrgica para tener los mismos resultados que una liposucción.
  • No existen secuelas físicas.
  • Con una buena alimentación y ejercicio físico es posible conservar la reducción de grasa por tiempo indefinido.
  • En pocas sesiones se pueden alcanzar los resultados deseados.
  • No representa un dolor extremo, ya que sólo se pueden presentar algunas molestias en la zona que se van disolviendo con el tiempo.
  • El procedimiento es mucho menos costoso que una liposucción.
  • Mejora la autoestima de las personas.

Riesgos de hidrolipoclasia

Cuando se realiza por manos experimentadas, la hidrolipoclasia no suele presentar efectos secundarios más allá de moretones que desaparecen en 2 semanas.

La hidrolipoclasia está contraindicada en los siguientes casos:

  • Personas con enfermedades infecciosas, inflamatorias o tumores.
  • Embarazo y lactancia.
  • Obesidad.
  • Menores de 18 años.
  • Precaución en hipertiroidismo o hipertensión.