Saltar al contenido

¿Cómo bajar la presión?

¿Cómo bajar la presión?

La tensión arterial alta también es llamada hipertensión y es problema común en la población mundial. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que en el mundo existen alrededor de 1,130 millones de personas con esta enfermedad, la cual es capaz de aumentar el riesgo de sufrir cardiopatías, nefropatías, encefalopatías y demás enfermedades.

La presión arterial alta se da cuando la fuerza que ejerce la sangre al circular por los vasos sanguíneos es demasiado alta, y por tanto, empieza a dañar algunos órganos y el funcionamiento del cuerpo.

La presión se puede controlar, ya sea con estilo de vida saludable y/o con medicamentos.

¿Cómo bajar la presión?

Entre las acciones que se pueden realizar para bajar la presión arterial y así prevenir problemas de salud, están:

Reducir el consumo de sal

La sal es capaz de retener líquidos en el cuerpo, lo cual hace que la sangre se llene de líquidos y sea más difícil hacerla fluir por el cuerpo, provocando un desgaste al corazón y subiendo la presión arterial.

Se recomienda reducir o casi eliminar su consumo y buscar nuevas formas de preparar o condimentar las comidas.

Bajar de peso

Sin duda, cuidar el peso es esencial para evitar muchas enfermedades. En el caso de la hipertensión, tener sobrepeso u obesidad es un factor de riesgo de riesgo para desarrollarla. Se recomienda tener un control sobre que lo se consume y hacer ejercicio de manera regular.

Hacer ejercicio

Ligado al anterior consejo, el ejercicio es esencial para bajar de peso. Se sugiere hacer entre 20 a 30 minutos diarios para mantener el cuerpo activo y mejorar la circulación.

Se puede realizar ejercicio de una manera entretenida, por ejemplo, haciendo caminatas, bailando, ir en bicicleta al trabajo o escuela o nadar.

Reducir el alcohol

La toma excesiva de alcohol eleva la presión arterial y puede hacer que se pierda la eficacia de algunos medicamentos antihipertensivos.

Por otro lado, si se toma alcohol de manera moderada: 1 copa al día para mujeres y 2 copas para varones; se ha demostrado que puede mejorar la dilatación de los vasos sanguíneos.

Cuidar lo que se come

Reducir el consumo de azúcar refinada, grasas saturadas y colestarol, coadyuva a reducir el riesgo de desarrollar hipertensión y si ya se tiene, la reduce a niveles seguros.

Aumentar la ingesta de frutas, verduras y alimentos con alto nivel de potasio es de gran ayuda.

No fumar

Fumar aumenta la presión arterial por un tiempo al acabar el cigarrillo, por eso se recomienda dejarlo. Además, abandonar ese hábito trae muchos beneficios a la salud y aumenta la calidad y cantidad de años que se pueden vivir.

Reducir el estrés

Se ha determinado que el estrés puede ser un factor de riesgo para elevar la presión, así como un detonador para realizar actividades que la suben, como tomar alcohol, café o comer de manera poco saludable.

Se debe aprender a controlar las situaciones de estrés y buscar apoyo en caso de no poder hacerlo solo.

Niveles normales de presión arterial

La presión arterial se mide en milímetros de mercurio, simbolizados así: mm Hg. Se miden dos valores, la sistólica y la diastólica. La presión sistólica representa la fuerza que ejerce el corazón mientras late y la diastólica cantidad de presión en las arterias entre latidos.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la tensión arterial normal en adultos es de 120/80 mm Hg.

Se considera hipertensión cuando se presenta una presión arterial igual o superior a 140/90 mm Hg.

Síntomas de presión alta

Cuando una persona sufre de tensión arterial alta, puede no presentar síntomas durante mucho tiempo hasta que sufre algún daño a sus órganos. Cuando sí existen señales, éstas pueden ser:

  • Dolor de cabeza matutino.
  • Ritmo cardiaco irregular.
  • Hemorragias nasales.
  • Alteraciones de la visión y el oído.

En casos graves se presentan:

  • Náusea.
  • Vómito.
  • Confusión.
  • Ansiedad.
  • Dolor torácico.
  • Temblores musculares.