Saltar al contenido

Chakras ¿Qué son y qué significan?

Los chakras significa en sánscrito, círculo o rueda, son círculos o puntos de energía que son responsables del equilibrio de nuestra mente y cuerpo, estableciendo así conexiones entre nuestras diversas partes: psicológica, orgánica, espiritual y emocional.

Los chakras van desde el coxis hasta la cabeza, se extienden por toda la columna y están conectados a diferentes glándulas endocrinas de nuestro cuerpo.

Los chakras tienen una poderosa influencia en las diversas funciones de todo nuestro organismo es por ello que el equilibrio de los chakras es fundamental para nuestra salud mental y corporal. En este artículo hablaremos de los siete  chakras y sus funciones que podemos identificar de una manera sencilla por su color y posición que ocupan.

Muladhara- chakra raiz o primer chakra (color rojo)

El primer chakra está representado con el color rojo y se encuentra en la base de la columna, está ligado con el elemento tierra y tiene que ver con la vialidad y la supervivencia (Alimentación, sueño, sexo y autoprotección)  Su poderosa función es ayudarnos a mantener un sentido de conexión a tierra y estabilidad interna.

Cuando no está alineado, debido a la conexión entre el sistema digestivo y la columna vertebral, puede sufrir falta de energía, dolores de espalda, frialdad, problemas sexuales, estreñimiento y agresividad. La forma más eficaz es a través de una alimentación saludable, la jardinería, los deportes o el baile en el suelo.

Svadhisthana- el chakra del sacro o segundo chakra (color naranja)

 

El Segundo Chakra está representado con el color rojo y lo encontraremos abajo del ombligo en la zona uterina. Está relacionado con el agua, que tiene que ver con diversos procesos psicológicos y psicológicos, como la emoción, el placer, la creatividad o las necesidades sociales. Además de estar relacionado con nuestro sistema urinario y órganos sexuales como los ovarios o los testículos, está relacionado con el deseo sexual humano y es la emoción más fuerte. Si no está equilibrado, se convertirá en depresión, asma, alergias, trastornos alimentarios, problemas de adicción (como drogas o alcohol) e incluso síntomas de yang ot o resfriado. La forma más eficaz de equilibrar es realizar actividades relajantes, masajes o tomar el sol

Manipura- chakra del ombligo o tercer chakra ( color amarillo)

El tercer chakra se representa con el color naranja  y se encuentra en el punto del ombligo, se le conoce como plexo solar como si fuera joya brillante. Este chakra tiene que ver con nuestra personalidad e identidad, nuestros planes y sueños de vida.

Manipura representa el elemento fuego y las sensaciones relacionadas con este chakra se sienten en el intestino y  controlan la función del páncreas.

Tener un fuerte poder de fuego interno (agni) no solo nos ayuda a digerir los alimentos, sino que también nos ayuda a mejorar nuestras vidas.

En cuanto a la motivación, la función de manipura es optimizar la fuerza personal y afrontar la vida con fuerza y ​​determinación. Este chakra nos da confianza para lidiar y eliminar las cosas que son inútiles para nosotros y dejarlo ir.

Algunas prácticas que se recomiendan para conectarse con este centro de energía es el trabajo del core y posturas de torsión.

Anahata – chakra del corazón o cuarto chakra (color verde)

Este chakra se representa con color Verde y es el elemento aire. Se le conoce como chakra anahata (intacto) y  en el centro del pecho. Se representa como una estrella verde de seis puntas rodeada de doce pétalos de loto. A nivel espiritual

Implica todo lo relacionado con el amor y la capacidad de amar incondicionalmente, el perdón, la compasión y la aceptación de uno mismo. Si perdemos el equilibrio y nos conectamos con el corazón, los pulmones, el hígado y el sistema inmunológico, sufriremos hipertensión arterial y dificultades emocionales en el amor. Los expertos sugieren que la mejor manera de equilibrarse es reconectarse consigo mismo, relajarse en el mandala, practicar técnicas de respiración y caminar en un entorno natural.

Vishuddha- chakra de la garganta o quinto chakra (color azul)

 

El chakra vishuddha se representa con el color azul, se ubica en la base de la garganta  y su elemento es el éter. Tiene que ver con la comunicación, la sabiduría, la capacidad de organización y la planificación. Además se encuentra relacionado con las cuerdas vocales, el oído, la garganta y los pulmones.

Por lo general, este se relaciona con nuestro malestar físico, por ejemplo, cuando nos sentimos angustiados sentimos el famoso nudo en la garganta, es por ello que los síntomas del desequilibrio de este chakra son: desequilibrio hormonal, hiperactividad, fiebre y problemas bucales. La forma más eficaz de equilibrar el sonido es cantar, apreciar el silencio o mirar la luna bajo el reflejo del agua.

Ajna- chakra del tercer ojo o sexto chakra (color morado)

Está relacionado con el color índigo y su elemento es la luz. Se encuentra en la zona del entrecejo y está relacionado con nuestro sistema nervioso y endocrino. Por otra parte, se relaciona con nuestra intuición, el desarrollo de las habilidades físicas y la autorrealización. Cuando no está equilibrado, al estar relacionado con nuestro sistema nervioso y endocrino, se puede sufrir problemas de coordinación, desorden del sueño y migraña. Para equilibrarlo, se puede meditar o llevar a cabo visualizaciones guiadas relajantes.

Sahasrara – chakra de la corona o septimo chakra (color blanco)

El chakra sahasrara se representa con el color blanco, se ubica en el centro de la cabeza y su elemento es el espacio.

Es el  centro de conexión espiritual porque está relacionado con la sabiduría y la iluminación. Conecta las partes física, emocional, espiritual y espiritual, por lo que se considera el maestro chakra. Es una forma de comunicarse con lo divino, trasciende la experiencia humana y se comunica con el universo. Controla la glándula pineal y está estrechamente conectada con el cerebro. Cuando este chakra está desequilibrado, puede sufrir enfermedades como la enfermedad de Parkinson, depresión, problemas de coordinación y diversos trastornos mentales. Para realinearlo se recomienda la meditación, el yoga y el contacto con la naturaleza y otros aspectos.