Saltar al contenido

Algodoncillo: ¿Qué es y cómo curarlo?

Algodoncillo: ¿Qué es y cómo curarlo?

El algodoncillo también conocido como candidiasis oral, sapito, muget oral y hongos en la boca; es una infección que ocasiona la aparición de puntos blancos (que se confunden con restos de leche) en algunas zonas del cuerpo del bebé como son: interior de mejillas, lengua, labios, paladar, encías y, a veces, en la zona del pañal.

Padecer de candidiasis oral en los primeros años de vida es común, ya que el sistema inmune del bebé aún no está bien desarrollado y en la mayoría de los casos sólo causa molestias leves.

El sapito es causado por un hongo llamado Candida albicans, el cual se encuentra de manera natural en el cuerpo, pero cuando excede su presencia en el organismo, produce las ya mencionadas marcas en el infante.

Causas del algodoncillo

Como se ha comentado, el principal factor para poder desarrollar esta infección es un sistema inmune debilitado. Entre los otros desencadenantes están:

  • Contacto de la boca con objetos que no están bien lavados, chupones, mamilas, mordederas y demás.
  • Contacto con el canal vaginal en el momento del parto.
  • La toma de medicamentos que alteren la flora intestinal responsable de limitar el crecimiento del hongo, con lo cual, ya no existe una barrera para su reproducción e infección.

Síntomas del algodoncillo

  • Si bien la mayoría de las veces la mayoría de los síntomas transitan sin incomodidad para el bebé, se deben revisar los casos en que sí lo hacen. Estas son las señales de que un bebé puede padecer de muget oral.
  • Pequeños puntos blancos en la lengua, paladar, encías, interior de mejillas, labios y zonas de pañal.
  • Los puntos blancos son difíciles de quitar.
  • Irritación en la boca.
  • La toma de menos leche ya que al succionarla le causa dolor.
  • Irritabilidad.

Tratamiento

De manera habitual el algodoncillo suele desaparecer solo después de unas semanas, sin embargo, lo recomendable es acudir al pediatra en el momento de avistar los síntomas.

En algunos casos, el médico especialista podrá recetar medicamentos antifúngicos para eliminar el exceso del hongo responsable.

También, una madre o padre pueden aplicar gasas impregnadas de agua con bicarbonato o té de granada en las zonas infectadas. Con ello, se puede reducir la infección y ayudar a la recuperación.

Prevención

Se pueden seguir los siguientes consejos para evitar el desarrollo de algodoncillo en los bebés:

  • Lavar perfectamente todo lo que el bebé se llevará a la boca.
  • Cuidar y revisar constantemente los pezones de la madre para asegurarse de no tener grietas o signos de alguna infección.
  • Reducir el tiempo de succión, ya que esa actividad puede contribuir a irritar las mucosas y hacerlas propensas a la infección.
  • Cambiar el pañal de manera constante para evitar la aparición de dermatitis.